Factores a considerar para mejorar la eficiencia en nuestras granjas

Escrito por:

Pamela González – Gerente Línea de Porcicultura (Addera)

En estos tiempos tan difíciles para todos, sabemos que uno de los retos más importantes que nos toca enfrentar como productores, es la óptima utilización de nuestros recursos para poder minimizar los costos de producción a todo nivel.

Además de eso, debemos instaurar normas de bioseguridad estrictas, no solo para mantener nuestra granja en un estatus sanitario óptimo, sino para mantener a nuestro personal sano y sin riesgo de contraer COVID-19.
A continuación revisaremos diferentes factores que pueden hacer la diferencia respecto a manejar una granja productiva (que nos deje seguir ganando dinero a pesar de estos tiempos complicados) o una granja que nos represente una pérdida económica:

1. Inventario

Para mejorar y optimizar la producción es necesario, en primer lugar, hacer inventario y revisar todas las estrategias de alimentación y gestión, así como fijar los objetivos. Es evidente que la alimentación juega un papel primordial, ya que supone el costo principal implicado en la producción de cerdos y el punto de partida debe ser, por lo tanto, una revisión del programa nutricional y la utilización de piensos en las diferentes etapas de producción.
(Fuente: W. H. Close)
Tenemos claro que el mayor consumo de alimento se da en las etapas de crecimiento y acabado significando aproximadamente dos tercios del costo de la alimentación, por ende, deberíamos enfocarnos en hacer más eficiente la utilización de estos alimentos, prestándole mayor atención a la dieta y a la gestión de la alimentación.

2. Sanidad (específicamente en este caso: Vacunación)

He escuchado con preocupación estos últimos meses que muchos programas de vacunación se han visto interrumpidos o reducidos a lo mínimo indispensable. Recordemos que, si en un primer momento decidimos aplicar una vacuna es porque probablemente teníamos ya un problema en la granja o un alto riesgo de contraer alguna enfermedad. Por otro lado, los laboratorios de vacunas han demostrado con estudios que muchas veces el problema se presenta de manera subclínica e implementar el uso de ciertas vacunas pueden mejorar significativamente los parámetros productivos. Mi sugerencia en este aspecto es mantener los programas de vacunación para evitar contraer nuevos problemas sanitarios que afecten los costos de producción con el incremento del uso de antibióticos, con el aumento de la mortalidad o con la reducción de peso a la venta/más días para llegar al peso. Recordemos que el costo sanitario a nivel general es solo del 5%.

3. Personal

Los cerdos por hembra/año son, sin duda, uno de los indicadores económicos más importantes a evaluar en una granja, igual que uno de sus componentes principales: los destetados por cerda.

Durante mi experiencia profesional he tenido la oportunidad de visitar diferentes granjas, donde he visto grandes diferencias en destetados por cerda y mortalidad pre-destete, a pesar de tener líneas genéticas, alimentación o instalaciones muy similares, demostrando que algunos productores son más eficientes que otros.

Con esto quiero llegar al siguiente mensaje: Es muy importante mantener a nuestro personal motivado, capacitado y escucharlos en base a su experiencia.

También debemos reforzar ciertas cualidades en nuestro personal, que he visto que se repiten en personas que logran los mejores resultados, como por ejemplo:

  • Prestan atención y no temen hacer preguntas.
  • Tienen muchas ganas de aprender cosas nuevas.
  • Son observadores y analíticos.
  • Son calmados, organizados y ejecutan los trabajos más importantes en primer lugar.
  • Y lo principal, intervienen rápidamente ante cualquier problema.

 

He visto muchos ejemplos en los que los resultados de una granja eran realmente el producto de una persona que buscaba la excelencia. Estas personas son muy necesarias. Su voluntad para mejorar siempre sus resultados y aprender nuevas habilidades arrastra a otros en su búsqueda por ser los mejores. Cuanto más les enseñas, les das información nueva y los empujas, más responden a tus demandas. (Fuente: Julie Ménard).

4. Genética

Otro factor que considero importantísimo para garantizar buenos resultados productivos es la utilización de una buena genética. Como pueden ver en el grafico anterior, este costo solo representa el 2.1% del total, pero hace una gran diferencia.

Siempre que he tenido la oportunidad de dar charlas de genética y de producción en general, he comentado que la crianza de cerdos es como una mesa de 4 patas y esas patas están basadas en 1. Nutrición 2. Sanidad 3. Manejo y 4. Genética. Hoy por hoy, podría aumentar 2 patas más: 5. Bioseguridad y 6. Personal. Si una pata se rompe, la mesa tambalea y se puede caer. Pasa lo mismo con la producción, lo que me lleva al punto número 5.

5. Manejo:

Este punto está estrechamente ligado al punto N°3: personal. Podemos tener todas las teorías de un manejo adecuado, pero si no lo aplicamos, o en todo caso, no lo hacemos correctamente, nuestra mesa tambaleará.

Otra cosa que siempre suelo comentar es que el conocimiento no es estático, es bastante dinámico, y lo que hacíamos hace 20 años, hoy puede ser un error, incluso en 2 o 3 años, las teorías pueden cambiar.

No está mal querer manejar las cosas como siempre lo hemos hecho, soy una convencida de que la experiencia de campo enseña mucho más que la teoría, pero sí creo que está mal no tener la mente abierta a los cambios y ni si quiera darse la oportunidad de probar algo nuevo y diferente porque: “yo siempre lo hice así y me funciona“… ¡De acuerdo! Puede funcionar… pero: ¿qué pasaría si pruebas y te va mejor?

Como dijo Albert Einstein: “No esperemos diferentes resultados si siempre hacemos lo mismo”

6. Molino

La mayoría de las granjas tecnificadas tienen su propio molino, lo que es una ventaja ya que no dependen de un maquilador tercero que les cumpla con los tiempos ofrecidos y tienen la seguridad de saber qué productos están ingresando en su fórmula, sin embargo, es muy importante hacer evaluaciones de eficiencia de mezclado cada cierto tiempo.

Nuestro coeficiente de variación no debería ser mayor al 10% (considerado como óptimo) o en el peor de los casos hasta el 15%. Si este porcentaje aumenta, significa que la mezcla de nuestro alimento no es uniforme, y por ende, los aditivos que agreguemos no van a llegar en partes iguales a todos nuestros animales, generando así desuniformidad de nuestros lotes y por ende, variaciones en los pesos.

× How can I help you?